• Tuesday, 02 January 2018
  • Mi Magazine
  • 898
Las teorías de la conspiración que la gente sigue creyendo sobre la llegada del hombre a la Luna

Pese al esfuerzo de la ciencia por comprobar que Armstrong sí pisó la luna, hay mucha gente que piensa lo contrario.

«Todo fue un montaje orquestado por Richard Nixon para distraer al mundo de lo que estaba pasando en Vietnam», dicen algunos sobre la llegada del hombre a la luna, protagonizada por Neil Armstrong en 1969. «Stanley Kubrick, incluso, fue el que dirigió todo como si de La Naranja Mecánica se tratara», enunciaban otros.

Las teorías de la conspiración, aún estando los hechos científicamente comprobados, siguen siendo parte de ese espectro que busca desprestigiar (o cuestionar) su existencia. La llegada del hombre a la luna es uno de los más grandes acontecimientos protagonistas de estas teorías que, hasta hoy, siguen manifestándose.

No obstante las declaraciones y negativas de Armstrong, Kubrick y de las mismas agencias científicas soviéticas, la gente sigue creyendo estas teorías que la ciencia quiere encargarse de desaparecer.

¿Cuáles son esas acciones que el mundo científico ha realizado para derribar esas teorías? Aquí las enumeramos.

Dicen autoridades de la NASA que cuando Armstrong llegó a la luna junto con Edwin Aldrin, dejaron unos dispositivos que detectaban movimientos tectónicos en las placas de la luna. En 2011, gracias a ellos, se captaron señales de un sismo que ocurrió a más de mil 500 kilómetros de profundidad.

Si todo hubiera sido entonces un montaje, tampoco hubieran podido calcular la distancia entre dos cuerpos celestes, algo que se logró al colocar el par de astronautas una serie de “espejos” que reflejan señales de rayos láser enviadas desde la Tierra para calcular la distancia de la que hablamos.

La “basura lunar” es otra de las maneras que la ciencia tiene como arma para comprobar las investigaciones que hace sobre la luna. «Tenemos en estos momentos a la Lunar Reconnaissance Orbiter que está haciendo unas cosas asombrosas», declaró a la BBC Laurie Castillo, representante de la NASA. La Lunar Reconnaissance es una sonda espacial estadounidense destinada a la explotación del satélite lanzada en 2009.

Lo que hace esta sonda es ver cómo se encuentra la basura que va dejando el hombre en su paso por las expediciones espaciales desde que Armstrong pisó la luna. Prueba también contundente fueron las piedras lunares que trajeron consigo después de las misiones que volvieron a la Tierra. Casi 380 kilogramos de piedras lunares que se distribuyeron por todo el mundo para su estudio.

blog comments powered by Disqus