• Lunes, 19 Junio 2017
  • Mi Magazine
  • 225
Caza ilegal de aves migratorias en Chipre para un plato tradicional

Un plato típico chipriota servido ilegalmente en los restaurantes alimenta la caza furtiva de aves migratorias -con más de dos millones de pájaros muertos al año- y engrosa las arcas de bandas organizadas.

Cientos de miles de aves migratorias mueren atrapadas en redes o en ramas de los árboles embadurnadas de pegamento para satisfacer la demanda de un plato tradicional muy apreciado en esta isla mediterránea: las "ambelopoulia".

"Es un desastre ecológico", lamenta la asociación de protección de los pájaros BirdLife Cyprus, que recuerda que esta caza ilegal está completamente prohibida en la Unión Europea (UE).

Más de 2,3 millones de pájaros habrían muerto a manos de cazadores furtivos en 2016, según un estudio de la Sociedad real británica de protección de los pájaros, una cifra muy superior al 1,4 millones de 2010.

Los restaurantes pagan unos 40 euros por una docena de estas aves y venden el plato de "ambelopoulia" por unos 80 euros.

"Se ha convertido en un tema de gran alcance. Un cazador furtivo bien organizado puede ganar decenas de miles de euros por año sin pagar impuestos de ningún tipo", explica a la AFP Tassos Shialis, coordinador de una campaña de protección para BirdLife Cyprus.

- Fusiles -

El sargento Andy Adamou, destacado en una base británica de Dhekelia, en el sudeste de Chipre, es consciente de la gravedad del problema. Muestra una red de 12 metros confiscada recientemente y usada para atrapar currucas y petirrojos.

Usan varios métodos. A veces difunden por altavoces grabaciones de cantos de pájaros para atraer a las presas de noche y al alba les tiran gravilla para asustarlas y que caigan en las redes.

Y no dudan en amenazar a los policías. "En los últimos años hubo varios agentes atacados, les apuntaron con fusiles o abrieron fuego delante de ellos para que tuvieran miedo", detalla Andy Adamou.

Algunos traficantes lanzaron sus vehículos contra los de las fuerzas policiales, o a perros de raza pitbull para atacarlos.

- Falta de medios -

En su opinión el principal problema es la fuerte demanda en los restaurantes y la dejadez de las autoridades, a las que también acusan los defensores de los animales.

Este año un diputado -que en el pasado fue miembro de la comisión medioambiental- colgó en Facebook una fotografía en la que se le ve sentado a la mesa delante de un "ambelopoulia", con la leyenda "¡Pronto en nuestros restaurantes! ¡Felices fiestas!"

La policía chipriota encargada de la lucha contra la caza furtiva sufre de falta de medios.

La unidad anticaza ilegal cuenta con sólo siete personas para perseguir a traficantes y responsables de restaurantes que infringen la ley.

"Es difícil parar este fenómeno", afirma el sargento Michalis Pavlides. "Las ambelopoulia son una tradición y no se sabemos cómo convencer a los chipriotas para que dejen de comerlo", añade.

Para BirdLife más que una práctica tradicional es "un negocio industrial".

Natasa Kleanthous, profesora en el pueblo de Farmakas (centro), está convencida de que todo pasa por la educación.

 

"Cazar pájaros y comer 'ambelopoulia' forma parte efectivamente de la tradición chipriota, lo que me plantea problema -dice- es la gente a la que le importa poco el desarrollo sostenible y caza de más".

blog comments powered by Disqus