• Viernes, 24 Noviembre 2017
  • Mi Magazine
  • 146
Craig Coley quedó en libertad después de pasar 39 años de prisión por un crimen que no cometió

El gobernador de California declaró la inocencia de Craig Coley, quien pasó 39 años en la cárcel por un crimen que no cometió.

Era noviembre de 1978 cuando el pequeño y tranquilo pueblo de Simi Valley en California vivió el primer doble asesinato de su historia. La joven madre soltera Rhonda Wisht y su pequeño hijo de 4 años, Donald, fueron asesinados brutalmente en su departamento después de que ella fuera golpeada, violada, estrangulada y el menor sofocado con una almohada contra la cama.

El pequeño pueblo de 75 mil habitantes quedó conmocionad y las sospechas se inclinaron rápidamente hacia Craig Coley, un joven de 24 años, hijo de un policía jubilado de Los Ángeles y que había sido pareja de Rhonda durante dos años. Rápidamente fue llamado a declarar en dos juicios, donde finalmente se le declaró culpable en 1980 por asesinato de primer grado y fue sentenciado a cadena perpetua sin oportunidad de obtener libertad condicional.

Coley siempre estuvo seguro de su inocencia, postura que mantuvo durante los 39 años que estuvo aprisionado. «Coley es el prisionero de Simi Valley con más tiempo en la cárcel, de eso no hay duda», dijo un policía al LA Times. Y en efecto, el historial criminal de Coley está limpio y durante estos casi 40 años en la cárcel ha demostrado ser el reo más disciplinado de todo el sistema penitenciario local.

 Ante esto, el jefe de Policía de Simi Valley, David Livingstone, reabrió el caso de Coley el año pasado. Detectives y especialistas en criminología determinaron que, efectivamente, Coley es inocente gracias a una prueba de ADN en la escena del crimen, que en realidad no coincidía con la de él.

«La gracia con la que el señor Coley ha soportado tantos años de injusta encarcelación es única y extraordinaria», declaró el actual gobernador de California, Jerry Brown, quien le concedió inmediatamente el indulto a Coley de 70 años.

Ahora, la jefatura de Policía cree que el detective que investigó el caso de 1978 a 1980, manejó mal la investigación.
El error se cometió cuando, durante el juicio, los fiscales correspondientes presentaron evidencia de la presencia de un coche igual al de Coley, el cual fue visto fuera del departamento de los Wicht la noche del crimen, además de que encontraron una prenda de Rhonda en la casa de Coley al inspeccionar sus pertenencias. Dicha prenda se la había quedado Coley durante la relación de dos años que tuvo con la víctima.

Tras saberse la inocencia de Coley, en los diarios del Distrito del Condado de Ventura, Livingstone publicó una declaración este miércoles explicando la reapertura del caso por parte de las autoridades locales con la esperanza de encontrar al verdadero asesino.

blog comments powered by Disqus