• Viernes, 17 Agosto 2018
  • Mi Magazine
  • 175
Más de 350 medios se unen y le dicen a Trump:

Desde su llegada a la presidencia de EUA, Donald Trump ha señalado sin cesar a los medios de comunicación, pero esto está a punto de acabar.

Trescientos cincuenta periódicos a todo lo largo y ancho de Estados Unidos no pueden estar equivocados. El presidente de ese y de ningún país no tiene derecho a socavar el valor que tiene la prensa para la vida pública porque la gran mayoría de los periodistas que cubren la información referente al gobierno informan lo que tienen que informar, analizan lo que tienen que analizar y develan lo que tienen que develar.

Y sin embargo, Donald Trump lo hace a cada rato, sin ton ni son. Este jueves tuitea: “No hay nada que quisiera más para nuestro país que la verdadera libertad de prensa. El hecho es que la prensa es libre de escribir y decir lo que quiera, pero mucho de lo que dice son noticias falsas, empujando una agenda política o simplemente tratando de herir a la gente. ¡La honestidad gana!”.

¿Fake news, en serio? ¿Un presidente que tiene a medio país o más inconforme con su comportamiento al portar la investidura y sus políticas públicas solo es víctima de los medios y los periodistas? ¿Un mandatario cuestionado desde el inicio por los escándalos detrás de su llegada al poder en realidad es únicamente sujeto del complot generalizado de la prensa? ¿Nada más los pocos medios afines a su gobierno dicen la verdad?

El primer problema de Donald Trump es que no entiende que no entiende. No se trata de si tiene o no la preparación suficiente para ocupar el puesto o de que sea diferente porque rompe los estereotipos y protocolos propios de un jefe de Estado. Se trata de su desempeño como gobernante, como todos los de una democracia madura, sujeto al escrutinio público.

blog comments powered by Disqus

Compañeros