• Martes, 23 Enero 2018
  • Mi Magazine
  • 152
Presión alta o dolor de estómago, las enfermedades que usan los abogados para aliviar penas de reos

Los malestares les sirven para hacer más fáciles sus procesos ya sea en la cárcel o en sus domicilios

En diciembre comenzó su arresto domiciliario… en Polanco. Después de haber sido detenida en febrero del 2013, acusada de fraude y lavado de dinero, Elba Esther Gordillo, exlideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), continúa su juicio desde diciembre pasado en la comodidad de un penthouse ubicado en Campos Elíseos y Galileo.

Ese mismo mes, Gordillo, a través de su abogado, Marco Antonio del Toro, solicitó el retiro del brazalete de protección pues este “no la dejaba dormir”. Entonces, el juez sexto de distrito de procesos penales federales ordenó que se le retirara el dispositivo para proteger la salud física y emocional de Elba Esther.

Las vibraciones molestas de un brazalete forman junto a la presión arterial alta, los males gastrointestinales y el aumento de la frecuencia cardíaca una lista de “malestares” que ayudan a los abogados de exgobernadores o exfuncionarios públicos a sopesar su paso por la prisión, mientras sus juicios toman rumbo.

Tan fácil como cuando no queremos ir a la clase de última hora y decimos: «profesor, me duele la cabeza, ¿me permite irme a casa?» y obtenemos una respuesta favorable del docente. Así parece resultarles a los abogados de exfuncionarios y exgobernadores obtener beneficios para sus clientes según documentos a los que tuvo acceso el periódico Excélsior.

Mario Villanueva, exgobernador de Quintana Roo, por ejemplo, alegó riesgos para su salud en caso de trasladársele del Reclusorio Norte a otra cárcel de la Ciudad de México. Además, recibe atención médica especial por padecer una enfermedad crónica degenerativa de enfisema pulmonar.

José Luis Abarca, exalcalde de Guerrero y quien fuera acusado de secuestro y homicidio, entre otras cosas, tras la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, dice tener graves enfermedades gastrointestinales que ponen en riesgo su vida. El juez Duodécimo de Distrito de Amparo en Materia Penal en la CDMX ordenó que se le atendiera en el mismo penal.

Quien aludió a una crisis cardíaca y debido a esto fue trasladado del Reclusorio Oriente a la Torre Médica de Tepepan fue el exgobernador de Tabasco, Andrés Granier; además, ha sido visitado continuamente por un cardiólogo.

Los casos de depresión se hacen también presentes en los malestares que sufren tanto el exgobernador de Quintana Roo, Roberto Borge, como el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, a quien la ansiedad, la hipertensión y el hígado graso le sirvieron para acudir frecuentemente al psiquiatra.

El último caso del que se tuvo conocimiento fue el de Joaquín Guzmán Loera. “El Chapo” solicitó a través de uno de sus abogados ver a un sacerdote y poder hablar con sus hijas, pues los malos tratos que recibe en el Centro Correccional Metropolitano en Manhattan le están dejando severos daños psicológicos.

blog comments powered by Disqus