• Viernes, 15 Diciembre 2017
  • Mi Magazine
  • 344
¿Cuáles son los cambios que puede experimentar tu cuerpo cuando cumples 30?

Mucho cuidado con estos cambios, a futuro puedes evitar muchas molestias que te traigan graves consecuencias. El paso de los años no viene solo, con él llegan muchos dolroes en las articulaciones, que no te permiten ser igual de flexible o enérgica que antes.

Pierdes fuerza en tus huesos

Es un patrón normal que pierdas hasta un centímetro con los años, por eso lo más recomendable es que adoptes rutinas de ejercicios donde fortalezcas lo que tu mismo sistema debilita, así no le darás apso a la osteoporosis y otras enfermedades en los huesos.

Empiezan a aparecer las arruguitas

No te asustes si empiezas a notar que tienes unas nuevas marquitas en la piel, en la mayoría de los casos, las mujeres el proceso de regeneración de células en la piel es mucho más tardío, por lo que las líneas de expresión empiezan a ser más notorias, no es que te estés poniendo vieja, ni mucho menos, pero ya tu cuerpo no funciona de la misma forma. ¡Adopta nuevos hábitos!

Padeces de presbicia

Si habitualmente pasas mucho tiempo en el computador o en el celular, es normal que te cueste mucho más trabajo ver las cosas como las veías en tu adolescencia. El uso excesivo de estos aparatos deteriora la vista y empieza a reflejarse en el cansancio, en la dificultad para enfocar letras grandes o pequeñas.

Te cuesta bajar de peso

Una de las tareas más difíciles cuando llegas a esta edad. Tu metabolismo se pone mucho más lento que antes, cualquier descuido en la alimentación o en tus hábitos puede hacer que las libras aumenten y que esos “rollitos” que tenías antes y bajabas en una o dos semanas, se tarde casi dos meses. ¡No te descuides, toma el control de tu ansiedad!

Empiezas a perder la memoria

Cuando llegas a esta edad, tu cerebro empieza a encogerse, y tu capacidad de retentiva es mucho más lenta. Esto no significa estrictamente que tus neuronas estén muriendo, es solo que tus células sufren algunos cambios, que afectan directamente a la corteza cerebral.

Así que, si sientes que te cuesta hacer cálculos, recordar en donde dejaste algo, puede deberse a que entraste a los 30.

blog comments powered by Disqus

Compañeros