• Jueves, 03 Agosto 2017
  • Mi Magazine
  • 260
Cura las hemorroides con una dieta adecuada

Este problema tan habitual puede ser muy molesto y doloroso. Una vez que se han desarrollado, las hemorroides se pueden tratar con una dieta adecuada, ya que se reducirá el esfuerzo de las deposiciones. En este artículo te contaremos más.

Alimentación y hemorroides

Cuando las arterias o venas ubicadas en el inferior del recto o alrededor del ano se inflaman se producen lo que se conoce como “hemorroides”.

Existen dos tipos: internas o externas y con el paso del tiempo pueden empeorar si no son tratadas como corresponde.

Las principales causas de hemorroides son:

El estreñimiento crónico
Una dieta baja en fibra
Estar sentado muchas horas
El embarazo
El esfuerzo en las evacuaciones
Por su parte, entre los síntomas más habituales de este problema encontramos:

Picazón
Ardor
Aparición de sangre en las heces
Dolor en las deposiciones.

La buena alimentación es fundamental cuando se tienen almorranas o hemorroides, ya que forma heces menos voluminosas y más fáciles de evacuar.

Por el contrario, si consumimos demasiadas harinas, grasas y azúcares, los síntomas empeorarán.

Qué comer si tengo hemorroides
Si tenemos este problema debemos consumir principalmente dos grupos de alimentos: aquellos que contienen fibra y los que aportan vitamina K.

Los primeros favorecen la expulsión de las heces y ayudan a que sean más blandas.
Los segundos detienen el sangrado y evitan que las hemorroides empeoren.
Estos son los alimentos recomendados:

1. Semillas de lino

Los aceites que aporta esta semilla reduce el estreñimiento y, además, evitan la inflamación del interior del ano.

El lino es rico en fibras y en ácidos grasos Omega 3.

Puedes añadir una cucharada (10 g) en un vaso de yogur, zumo o leche (200 ml) para desayunar.

2. Manzana

En realidad la mayoría de las frutas son aconsejables cuando se tienen hemorroides debido a que aportan una buena cantidad de fibras.

Añade manzanas, naranjas y fresas a tu dieta diaria. Asimismo, no dudes en consumir peras, melocotones e higos.

3. Cereales integrales

Los granos enteros (por ejemplo, el arroz integral) son una gran fuente de fibra y mucho más saludables que sus “versiones” refinadas.

Es recomendable comer cereales integrales todos los días para conseguir evacuaciones constantes y más blandas.

4. Agar agar

Esta alga, que se consigue en polvo en las casas naturistas, es muy buena para la evacuación intestinal y para disminuir los dolores que provocan las hemorroides al defecar.

Se puede añadir a las comidas, ya que no tiene sabor. Tómala en el desayuno con yogur, zumo o con tostadas con queso.

5. Remolacha

También llamada betabel, esta hortaliza tiene muchas propiedades que nos pueden servir si padecemos almorranas.

Por ejemplo, aporta una buena cantidad de fibra dietética (2,8 gramos cada 100 gramos de remolacha) y de vitamina C (que previene la hemorragia de los vasos sanguíneos anales).

Puedes comer esta verdura de color morado cruda, en ensaladas, por ejemplo.

6. Lentejas

Te recomendamos que ingieras todo tipo de legumbres (judías, alubias, guisantes, etc.) en dosis moderadas para poder aportarle al organismo la fibra que necesita.

Ten cuidado porque pueden provocar flatulencia.

7. Avena

No puede faltar en tu dieta si padeces hemorroides, ya que tiene un buen porcentaje de fibra soluble que forma heces menos voluminosas y más blandas.

La avena evita el estreñimiento y reduce los dolores al evacuar.

Si no quieres agregarla a los zumos o lácteos en el desayuno puedes disfrutar de la rica y saludable agua de avena (que también sirve para adelgazar).

Ingredientes

1 taza de copos de avena (50 g)
Estevia o miel para endulzar (al gusto)
1 cucharadita de esencia de vainilla (5 g)
1 cucharadita de canela en polvo (3 g)
8 tazas de agua (2 litros)
Cubitos de hielo (al gusto)

Preparación

Deja en remojo la avena toda la noche (unas 7 horas).
Cuela y lava bien.
Coloca en el vaso de la licuadora junto con el endulzante elegido, la esencia de vainilla, la canela y el agua.
Mezcla bien hasta que quede un líquido homogéneo.
Vierte en una jarra y añade los cubos de hielo.
Bebe en ayunas una taza y el resto a lo largo del día (mantén en la nevera).

blog comments powered by Disqus