• Martes, 27 Febrero 2018
  • Mi Magazine
  • 186
Descubren una relación entre las bacterias intestinales y la obesidad

Los estudios disponibles que versan sobre bacterias intestinales son, en su mayoría, pruebas animales que no se pueden aplicar con exactitud a los humanos. De hecho, estas pueden no ser compatibles entre personas, aunque sean saludables para un individuo.

Una conclusión cada vez más frecuente y compartida es aquella que defiende que la flora o microbiota intestinal juega un papel importante para nuestra salud. Esta afecta a nuestro metabolismo y puede estar relacionada con la obesidad, las enfermedades cardiovasculares y la diabetes tipo 2.

Otros estudios anteriores han demostrado que los afectados por alguna de estas enfermedades tienen una presencia variable de diferentes metabolitos, es decir, pequeñas moléculas o residuos metabólicos, en el torrente sanguíneo. Por tanto, el objetivo de la reciente investigación de la Universidad de Lund (Suecia) ha sido analizar e identificar qué moléculas en la sangre están relacionadas con la obesidad y cómo afectan a la flora intestinal, a través de muestras de heces.

Para ello, estudiaron más de 600 muestras de heces humanas y plasma sanguíneo (por secuenciación del gen del rRNA16S). Encontraron 19 metabolitos diferentes que podrían estar relacionados con el Índice de Masa Corporal de la persona. De estos, el glutamato y los llamados BCAA (aminoácidos de cadena ramificada y aromáticos) tuvieron la conexión más fuerte con la obesidad.

Además, estos metabolitos están relacionados con otras 4 bacterias intestinales diferentes (L.blautia, L.dorea, L.ruminococcus y SHA-98). Esto sugiere que estos metabolitos podrían ser mediadores entre la microbiota intestinal y la obesidad, y apunta a posibles oportunidades futuras para dirigirse a la microbiota intestinal en la prevención de la obesidad.

"Los estudios futuros deberían centrarse en cómo se puede modificar la composición de las bacterias intestinales para reducir el riesgo de obesidad y enfermedades metabólicas y enfermedades cardiovasculares asociadas", asegura Marju Orho-Melander, profesor de epidemiología genética en la universidad sueca. Añade que “primero debemos entender cómo es una flora intestinal normal sana, y qué factores afectan la composición bacteriana. Esto requiere grandes estudios de población, como el estudio de descendencia de Malmö, así como estudios de intervención".

España, en el top 3 de países pesados

El último estudio publicado por la OMS, en colaboración con el Imperial College de Londres, anunció que España se encuentra entre los principales países con problemas de sobrepeso en sus ciudadanos. Concretamente es el segundo clasificado en el ranking a nivel mundial tras Reino Unido. Aproximadamente, un cuarto de la población española sufre obesidad y se aprecia una alarmante tendencia creciente.

Estas cifras se traducen a su vez en un aumento de los ataques del corazón, enfermedades del hígado, diabetes y cánceres relacionados con el estilo de vida poco saludable y sedentaria.

Cada año mueren al menos 2,8 millones de personas a causa de la obesidad o sobrepeso.

En índices generales, la Organización advierte que el 13% de la población mundial adulta tiene problemas de este tipo, lo que se traduce en casi 650 millones de personas. Desde 1975, la obesidad se ha casi triplicado en todo el mundo y ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial, ya que, cada año mueren al menos 2,8 millones de personas a causa de la obesidad o sobrepeso.

blog comments powered by Disqus