• Jueves, 16 Abril 2015
  • Mi Magazine
  • 915
¿El posible el salto desde un edificio en carro de Furious 7? Un físico responde

Evidentemente, para llevar a cabo esta espectacular escena, los realizadores apelaron a toda clase de trucos visuales y efectos por computadora, pero, ¿sería posible hacer esto en la vida real?

La saga Fast & Furious se ha caracterizado por irse superando cada vez más en lo que refiere a escenas de acción y de riesgo cada vez más ridículas y espectaculares.

Furious 7 contiene, evidentemente, varias de ellas, por ejemplo, una en que varios automóviles se lanzan desde un avión en caída libre y abriendo el paracaídas, y otra que incluye a Dom Toretto (Vin Diesel) y Brian O’Conner (Paul Walker) saltando en automóvil desde un enorme rascacielos de Abu Dabi hacia otro, mientras todo va explotando detrás.

En el sitio Vulture decidieron consultar al físico Lee Loveridge, de la Universidad de Pierce en EE. UU., para saber más acerca de la ciencia detrás de una escena como esta.

La respuesta breve puede resultar un tanto sorprendente: «Para ser honesto», dijo el físico, «esta es probablemente la escena más plausible de toda la película».

Rápido y peligroso

Los edificios en cuestión pertenecen a un complejo de varias torres ubicado en la ciudad de Abu Dabi, en los Emiratos Árabes Unidos, llamado Etihad Towers. La torre más alta del complejo mide 305 metros de alto y la más pequeña 217 metros. El coche en el que Dom Toretto realiza esta maniobra es un Lykan Hypersport, que vale $3.4 millones de dólares, tiene rubíes y diamantes en sus luces delanteras y sus asientos cosidos con hilo de oro. Solo hay 7 de estos automóviles en el mundo (tal vez 6 después de esta escena).

En la escena vemos primero a Dom y Brian que se encuentran atrapados en el edificio con Jason Statham persiguiéndolos para matarlos. Afortunadamente, descubren el automóvil en una habitación de una lujosa fiesta, y lo roban para escaparse.

Allí, Dom decide ir a toda velocidad a pesar de las protestas de Brian («¡Los coches no vuelan!») y salir por la ventana, lo que los lleva a saltar del edificio y aterrizar en la torre vecina, atravesando espectacularmente los cristales de las ventanas.

Allí, parecen haber ingresado en un piso que está en construcción, pero descubren que los frenos no funcionan, así que Dom decide realizar un nuevo salto hacia otra torre. Tras éste último, aterrizan en medio de una galería de arte y ambos se lanzan fuera del automóvil antes de que éste caiga nuevamente por una ventana, ahora sin conductores, y se estrelle en el piso.

La física del salto

El Lykan Hypersport pesa alrededor de 1360 kilogramos (1500 kg si contamos a los dos ocupantes).

La distancia entre las torres se puede calcular utilizando Google Earth. Sería de entre 40 y 50 metros.

No hay ninguna toma que muestre la caída completa, por lo que la distancia que cae el coche entre edificio y edificio es difícil de determinar, según Loveridge. Pero se puede estimar que es al menos de dos pisos, es decir, alrededor de 6 metros, o por lo menos un máximo de 4 pisos.

Para una caída de cuatro pisos, el automóvil debería caer en un ángulo de alrededor de 35 grados cuando llega al edificio, pero en la película este ángulo no es más que de 12 grados. Si fueran cuatro pisos, eso haría que la parte trasera del auto cayera antes de llegar al edificio, pero eso no es lo que muestra la escena. Si la caída es de dos pisos, el ángulo necesario sería de 18 grados, que es más cercano a lo que se ve en la película y puede caer dentro del margen de error.

Por otra parte está la velocidad. Caer cuatro pisos llevaría 1.6 segundos, y caer dos pisos serían 1.1 segundos. Para cubrir los 50 metros en este tiempo, el automóvil debería viajar al menos a 110 km/h (para dos pisos) o 160 km/h (para cuatro pisos). Ambas velocidades son fáciles de alcanzar por un automóvil superdeportivo como este.

Sin embargo, la siguiente cuestión es si el coche podría llegar a esa velocidad en la distancia de la que dispone.

De todas maneras, se dice que este auto va de 0 a 110 km/h en 6 segundos. Con esa aceleración requeriría una distancia de poco más de 90 metros para llegar a esa velocidad, que presumiblemente el edificio tiene.

Sin embargo, lo que el físico considera menos plausible que el salto entre edificios es la forma en que el coche aterriza. Si al caer hace un círculo a lo largo de todo el edificio, es decir con un radio de 45 metros, a 160 km/h tendría una aceleración centrípeta de cuatro veces la fuerza de la gravedad, lo que haría al coche derrapar y expulsaría a los hombres hacia afuera.

 

En resumen, la espectacular escena de Furious 7 podría suceder casi idéntica en la vida real. De todas maneras, no es aconsejable intentarlo, excepto que un furioso Jason Statham te persiga armado con una bazooka.

blog comments powered by Disqus